Panamá

Primer vistazo de Panamá City desde el taxi

By junio 3, 2015 No Comments

Panamá es un país increíble ubicado en América Central entre Colombia y Costa Rica, conductor entre las dos dispares Américas: la del norte y la del sur.

Fundado en 1519 y mundialmente reputado por su Canal que comunica ambos mares del continente Latinoamericano, hoy día encabeza posiciones de desarrollo continental. Panamá es el segundo país más competitivo de la América Latina según el Foro Económico Mundial y el primero en el índice de desarrollo humano en América Central (2014).

La Zona Libre de Colón, plataforma de servicios marítimos y comerciales,  es la segunda zona franca más grande del mundo y su situación mercantil y de tránsito que ha atraído multitud de culturas, convirtiendo actualmente a Panamá en un escenario multicultural tremendamente rico. Para entrar al país (y permanecer un máximo de 90 días) no es necesario tramitar un visado, es necesario tener un billete de salida del país y $500 en efectivo según reglamentación (aunque a mí no me exigieron mostrar esta cantidad) más información en la página oficial.

panama nomada digital tv

panama nomada digital tv

Como viajera, desde mi anterior referencia de Cuba, la llegada a la República de Panamá fue chocante, de un país comunista y con escasez, pasé a un capitalismo más feroz que en mi propio país, España. Aunque si existe alguna coincidencia entre Cuba y Panamá, ésta sería la controversial situación con Estados Unidos. Fue una experiencia abrumadora topar con cientos de sofisticadas tiendas en el aeropuerto, franquicias de todo tipo, cotizadas marcas y miles de aparatos electrónicos “latest genaration”… todo ello decorado con radiantes luces y sazonado con aires de pretensión y poder. Panamá, país de apariencias, paraíso de compras para potentados ciudadanos latinoamericanos, presume de buena salud económica pese a sus desigualdades y a intentar ocultar su faceta más pobre que más adelante también descubriré. Entramos en la capital, Ciudad de Panamá, con majestuosa llegada divisando la línea de edificios o “skyline” tremendamente modernos que recuerda a la moderna y ostentosa Dubai, frente a la mar sigilosa y apacible. De momento, las dos grandes comodidades que incorporaré a mi vida de viajera serán: en las tiendas encontraré todo lo que necesite y dispongo de internet de alta velocidad. Mientras intento asimilar este choque cultural, encuentro de nuevo la conexión con el mundo y, momentáneamente, eso hace sentirme tranquila y feliz.

 

Leave a Reply